Blogia

POR LAS RAMAS

"LAST SUNDAY..

"LAST SUNDAY..

IN BANGKOK.."

Me he recorrido bastante Bangkok durante estos 10 ultimos meses, pero habia un sitio que al que tenia pensado ir de despedida de esta ciudad, el Wat Pho que alberga uno de los Budas mas impresionantes, con 46m de largo. Se suele representar de pie y solo difieren las posiciones de las manos que todas tienen un significado. Este esta reclinado porque simboliza la muerte de Buda y su viaje hacia el Nirvana, su paraiso. No me ha defraudado el recinto a pesar del calor sofocante, y de las aventuras habituales con los taxistas para llegar hasta alli. Despues he cogido el ultimo toutouc para volver hacia el rio, donde he pillado el ultimo barco hasta la ultima parada para no olvidarme del ultimo recorrido por esta ciudad. 

Me quedo con muchos buenos recuerdos, tambien dejo a unos cuantos amigos, que espero volver a encontrar en cualquiera de sus sitios de procedencia, donde nos quiera juntar el destino, Berlin, Bruselas, Amsterdam, Paris, Helsinki, Londres y  Corcega. Yo, por mi lado, sigo con la busqueda de mi Nirvana particular, terrenal o mental ;)

Fotos del Wat Pho en : https://picasaweb.google.com/anaharogreaves/WATPHOJun262011#

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

"MAYBE..

I am in the gap between the two trapeze.."

 

"RUMORES.."

"RUMORES.."

 

En los países donde la democracia cuelga de un hilo como aquí en Tailandia, y donde el culto al Rey por ser considerado descendiente directo de Buda es una evidencia, los rumores, en tiempos de elecciones, circulan con facilidad. Las elecciones se retrasaron este año al 3 de Julio sobre todo para no coincidir con las fiestas de fin de año Budista que siempre pueden dar lugar a revueltas y con la celebración del primer año de la matanza de Bangkok, porque hablando con la gente que lo vivió aquí, no tiene otra definición. Todavía no se ha celebrado ningún juicio y quizás probablemente, no se celebre nunca ninguno.

El caso es que los extranjeros que llevan años aquí tienen sus contactos y se enteran de cosas que nunca llegan a oídos de los tailandeses de la calle. Lo último que me han contado pone los pelos de punta, en dos palabras de caos difícil de arreglar sin violencia.  Los rojos vuelven a aparecer cada vez más a menudo que no suelen proceder de Bangkok, la ciudad industrializada donde se mueve el dinero y desde siempre a favor de la realeza, sino de las numerosas provincias que forman el país.

Visitando alguna he tenido la ocasión de ver cómo vive la gente de los pueblos, sin agua, sin apenas electricidad en algunas zonas, sin alcantarillado, sin médicos, sin colegios para los niños que conviven con los perros hambrientos por la calle. Muchas desigualdades que provocan que el país esté separado en dos, con los Rojos de un lado que sólo quieren poder acceder a esos derechos básicos y los Amarillos del otro, con un poder adquisitivo que daría enviada a cualquier europeo en estos momentos.

La campaña para las elecciones ha llenado las calles de carteles, en la esquina de mi calle en Bangna que tiene fama de ser Rojo, encontré éste, que con la pinta del hombre de primero de la clase y sus retoques de Photoshop, donde se les olvidaron las orejas de soplillo, me hizo mucha gracia. Por supuesto no puedo leer lo que pone, pero está claro el color dominante, una buena indicación del bando para lo que no puedan leerlo, que, desafortunadamente, son muchos todavía... 

 

"FAREWELL..

"FAREWELL..

VARIOS"

Miércoles por la noche, en “Chez Pepin”, una autentica Brasserie parisina en pleno Sathorn. Mientras esperaba a que llegaran los demás, me senté en la terraza en una mesa con su mantel de cuadros blancos y rojos, a saborear  una de las últimas “Shinga” frescas. Si no hubiera sido por el espectáculo de la calle a esas horas de la noche, las motos, los tuctuc pasando a toda leche, la señora de la tienda de al lado vendiendo sus pasteles en la calle, mientras en el interior, una antigua peluquería kitsch, su marido miraba la tele tailandesa a todo volumen, repanchingado en una tumbona, los olores nauseabundos típicos de Bangkok que salían del alcantarillado, y la gente que pasaba por la acera, me hubiese creído que estaba en Paris.

Acabamos en el interior, mezclando español, inglés y alemán mientras nos poníamos las botas con un Hachie Parmentier de pato y un plato de quesos. A nuestro lado, un chico con pinta de rapero, camiseta de beisbol, gorra y cadena de oro reglamentarias se nos quedo mirando con cara atónita. Al salir a fumar un cigarrillo fuera, se acerco. Llevaba dos años sin hablar español, y era de Puerto Rico. Al preguntarle que hacia tan lejos de su tierra, me contesto que era un fanático de Muay Thai, el ancestro en las artes marciales del actual “Thai Boxing” tan popular en Bangkok. Se había venido a Tailandia a encontrar a algún maestro pero no lo había encontrado en la capital, donde este arte apenas se practica ya. Su bisabuelo había salido de España y se le veía muy orgulloso de su apellido castellano. Todo un personaje, que ya hablaba algo de tailandés a pesar de las burlas de los nativos. Un tipo curioso de los que se recorren el mundo y no se sabe muy bien de qué viven, pero que como buen latino, llevaba una foto de su “papi” y de su “mami” en la cartera, y en el corazón, las añoranzas de su tierra hibrida.

 

"NUEVA HISTORIA

"NUEVA HISTORIA

virtual.

Para Stephanie, deseandole muchas andaduras por su nuevo blog, y esperando volver a encontrarla en algun bar, como en el Iron Fairies de Bangkok, para seguir con nuestras conversaciones existencialistas ;)

Enhorabuena por el primer relato !

http://idonothaveaclue.wordpress.com/

 

 

"NO BASTA..

"NO BASTA..

Ser valiente,

para aprender el arte del olvido"

Jorge Luis Borges

"TRAPOS..

SUCIOS.."

"Festen"

Del director danés, Thomas Vinterberg.

Premio del Jurado del Festival de Cannes de 1998.

Esta película me la recomendó un amigo danés de Bangkok como una de las mejores que hubiese visto, así que me la descargué esta tarde. No me ha defraudado porque realmente es buenísima. El cine danés no es muy comercial, ni siquiera en Europa. Las que he visto, me han marcado, revuelven la consciencia y dejan un extraño sabor de boca durante días. Esta es una de ellas. Cuenta la historia de una celebración familiar, los 60 años del padre, en el castillo que le pertenece, rodeado de sus hijos y de sus amigos más íntimos. Nada sale como previsto, porque todos esconden un secreto que acaba por salir a la luz.

"MAPA..

"MAPA..

HUMANO"

       Ya tengo comprobado que el mejor sitio para observar el mapa humano de una ciudad es el metro. Es de los pocos sitios donde la gente se observa con más o menos insistencia. Los tailandeses aunque no tengan esa fama por el mundo, son gente muy recatada. Pocas veces mantienen la mirada más de lo necesario, evitan cualquier contacto físico en las horas punta, y si por necesidad se ven obligados a pegarse a los demás para caber en un vagón, se disculpan y sonríen amablemente. En todos los andenes hay guardias de seguridad que controlan que nadie corra para pillar el metro al último momento y en el suelo hay líneas marcadas que indican donde se encuentra la puerta y por dónde hay que hacer cola para subirse al metro. Nada que ver con los empujones de Paris, donde he visto hasta gente intentando volar desde las escaleras mecánicas para no tener que esperar al próximo y donde a base a codazos cada uno intenta conseguir un espacio aunque sea mínimo, durante el viaje.  

      Entre todo este orden, existe otro tipo de desorden, que desafortunadamente da de comer a más de uno o una. El espectáculo sale a la luz, el fin de semana. Es cuando salen los turistas de sus hoteles y pasean a la chica/chico/travesti de turno. En cada vagón hay una pareja, de las que se miran, y no se entiende muy bien la lógica del asunto. Ingleses, americanos o alemanes que aquí parecen gigantes con una chica tailandesa con aspecto de quinceañera, o con un travesti que como dice mi hija, daría complejo de fea a cualquier bombón europeo. Un negocio que mueve mucho dinero en este país y en otros de la zona,  ya que probablemente, en un fin de semana, se sacan sobresueldo, desde el portero del hotel, hasta el recepcionista y el taxista de la puerta. Pero el engaño sigue disfrazado en las miradas lascivas que se prodigan estos personajes en público, cosa que no parece demasiado gustar a los tailandeses que van o vuelven de trabajar cada día y que tardan horas en llegar a su casa, por un salario ridículo. Pero a pesar de esto, ellos siguen manteniendo su dignidad y supongo que su sentido de la compasión.

     Hace un par de días, a mi lado tenia a una mujerona rubia europea en la que fácilmente reconocí un acento alemán cuando se dirigía en inglés a la chica tailandesa que iba con ella. Debía de tener unos 50 y pico años y la tailandesa no pasaba de los 20. Sus caricias por la espalda de la chica, volvieron más de una mirada y me dieron de que pensar durante el recorrido. Me imaginé a la mujer en una casa cómoda de Berlín o de Hamburgo, con su Mercedes en la puerta, viviendo más o menos a escondidas su homosexualidad y soñando todo el año con venirse a Bangkok a encontrarse con ella, a la que seguramente mandara dinero cada mes. La tailandesa, probablemente, trabajaría para alguna agencia, tendría a más de una o uno en su agenda, repartidos durante el año que le permitirían llevar a su hijo a un colegio decente y mantener a sus padres en algún pueblo de provincias, en una casa de madera, con la ropa colgando fuera en la calle y los perros piojosos dando vueltas.

     Puede que me montara la película sola, quizás esté totalmente equivocada y solo sea  una cuestión de sentimientos…. Ojala fuera así, pero los años ya me están ayudando a sacar conclusiones rápidas. ¿Quien engaña a quien..?  ¿ o quien se engaña a sí mismo? ¿Qué saca cada uno de una relación como esta o al fin y al cabo, de una cualquiera, porque son todas las mismas. Amor, desamor, que se pagan a plazos más o menos largos, según la resistencia de cada uno. Las mismas leyes que siguen dando vueltas por el mundo, desde que lo poblamos, entre dos seres humanos que sólo se distinguen por su capacidad de sobrevivir, con o sin él, de perder la cordura en un momento, o de hundirse en un abismo al día siguiente.    

 

"DON'T YOU KNOW...

That talking about Revolution, sounds..like a whisper..

While they're standing in the welfare lines
Crying at the doorsteps of those armies of salvation
Wasting time in unemployment lines
Sitting around waiting for a promotion

Poor people are gonna rise up
And get their share
Poor people are gonna rise up
And take what's theirs

Hoy me ha vuelto a la memoria esta cancion de Tracy Chapman..

"FREEDOM.."

"FREEDOM.."

Ayer por la tarde, se graduaron oficialmente los alumnos del último año del colegio. La ceremonia era a las 4h en el recién estrenado auditorio del colegio, de estilo tailandés y que está entre los mejores de la ciudad. Seguía un cóctel y una cena a la que no asistí, porque tenía otros planes y que todas estas ceremonias oficiales británicas,  no son demasiado lo mío. Fui para felicitar a mis alumnos y sé que los voy a ver en una cena dentro de nada, cuando vuelvan de desmadrarse un poco de su viaje sin profesores en Phuket… La ceremonia empezó con todo el público en pie, para escuchar el himno real tailandés y el “God Save the Queen”, cantados por la coral del colegio. A mi lado, tenía a John, un profe de literatura inglesa irlandés, que sacó su mejor sonrisa irónica cuando oyó el himno ingles. Touctic, mi compañera francesa originaria de Laos y yo, no pudimos reprimir un recuerdo para la letra revolucionaria de la Marseillaise, como no…

Después siguieron varios discursos, con un invitado especial, el Delegado del Gobierno para los Asuntos Exteriores, que tiene a sus nietos en el colegio. El hombre ya mayor, se nos fue un poco por las ramas, empezando por una explicación sobre lo que representaba la educación para los jóvenes de hoy en día, la importancia de la tecnología etc…  Hablo casi durante media hora y a muchos en el auditorio, nos costó aguantar los bostezos en ciertos momentos,  hasta se no durmió el padre de un alumno en la fila de delante.

Los alumnos iban impecablemente vestidos con trajes y vestidos largos y estaban todos guapísimos. A los que no conseguí ver, les mandé un mensaje para felicitarles. Ahora les toca lo más duro, aunque no se lo imaginen, volar por sus propias alas, tener la opción de equivocarse y de rectificar o no, tomar el camino adecuado en las encrucijadas y tener que volver unos pasos atrás para recapacitar. Nada nuevo bajo el sol, el pan nuestro de cada día, cuando se ha probado la miel de la libertad. Les voy a echar mucho de menos, han sido de los mejores alumnos que he tenido en muchos años, cada uno a su manera, con sus personalidades diferentes, sus logros y sus decepciones. Dos de ellas estudiaran en Oxford y en Cambridge, las dos son chicas e indias y estoy muy orgullosas de ellas.

Espero que de vez en cuando se acuerden de su profe de francés, la pesada de turno que los agotaba con su manía de la gramática y de las conjugaciones, que les soltaba barbaridades en contra del sistema para que no se dejaran manipular por nada ni por nadie y consiguieran pensar por ellos mismos,  y la que también tenía por costumbre irse por las ramas cuando le salía de las narices..

En la foto, una de mis mejores alumnas, saludando al Director.

"En todo momento de mi vida, hay una mujer que me lleva de la mano en las tinieblas de una realidad que las mujeres conocen mejor que los hombres y en las cuales se orientan mejor con menos luces."

Gabriel Garcia Marquez

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

"IN THE SUMMER.."

"Show me something wrong, in the summer time"

3 weeks to go...

"POSTURAS"

"POSTURAS"

Hoy me tocaba de nuevo vigilar un examen. Con una hora y media de por medio, dando vuelta entre las filas de alumnos del colegio, da tiempo para pensar en cualquier cosa. Después de ver las caras de preocupación que ponian algunos en cuanto abrieron el examen, me dedique, una vez que se habían empezado a relajar, a observarlos. La mayoría se olvidan de lo que pasa a su alrededor y acaban probablemente por olvidarse tambien de que los estamos vigilando, así que se ponen cómodos y toman posturas, que sorprendentemente he acabado asociando hoy con las diferentes nacionalidades o culturas a las que pertenecen.

Empecé contando los diferentes grupos étnicos que había en la sala. De los 70 alumnos que había, conseguí contar a cuatro europeos, fácilmente reconocibles entre los demás, por su pelo rubio y tez blanca. Los conocía por tenerlos en clase, dos eran australianos y neozelandeses y los dos restantes eran ingleses. Los demás eran todos asiáticos. Pelo largo y liso color azabache, ojos rasgados que las chicas disimulan aquí pintando una línea para simular el pliegue del parpado y asi parecer más occidentales. En función de la procedencia de los padres, tienen una tez más o menos oscura. En Tailandia, el criterio de belleza se mide casi por el porcentaje de sangre occidental que cada uno lleva, siendo las más afortunadas, las chicas de padre europeo y madre tailandesa, que son una gran mayoría en el colegio. Con el uniforme puesto, la verdad es que poco pueden hacer para distinguirse de las demás, aparte de subirse la falda hasta las axilas si pueden, para transformarla en mini falda, cosa en la que ni se fijan los chicos de la misma edad, por encontrarse en otro mundo en ese momento... 

Los chicos llevaban todos el mismo corte de pelo al puro estilo ejercito tailandés, rapado por los lados y un poco más largo en la cresta. Los que pertenecen a las familias menos adineradas tienen que hacer la mili a partir de los 14 años, y alistarse después si esa es la carrera que han escogido. Algunos se salvan con enchufe, supongo que son la mayoría de los que están en el colegio y otros por convicción de los padres, para servir a su patria y al Rey, no se libran.

El caso es que todos ellos, tanto las chicas como los chicos, se quitan los zapatos. A mí nunca se me hubiese ocurrido hacer eso y aun menos en un examen, probablemente porque los occidentales no tenemos la misma relación con nuestros pies que los asiáticos y solemos esconderlos por vergüenza. Por descontado en los templos donde es un sacrilegio entrar con ellos o ensenar la planta de los pies a la estatua de Buda. En las casas, tambien hay siempre un montón de zapatos en las entradas, porque a nadie se le ocurriría entrar con ellos. Una buena costumbre que pocas veces aplicamos, pero que aquí, se sigue al pie de la letra por razones de higiene. Por lo que en cuanto pueden, se los quitan.. También me sorprendió la flexibilidad que tienen, algunos aguantaron la hora y media del examen sentados con las piernas cruzadas encima de una silla, cosa que he probado al llegar a casa y me ha resultado de lo más incómodo.

50 YEARS...

Y los que desafortunadamente, quedan..

"LA SATISFACCION..

"LA SATISFACCION..

DEL TRABAJO BIEN HECHO.."

Hoy me han dado doble alegría en el colegio, oficial y extra oficial, no es que haya podido utilizar esta palabra muy a menudo últimamente y desafortunadamente, pero es así.  La vida trae sorpresas a veces, que no se ven  venir y nadie está  a salvo. 

Después de meses de tener la sensación de no llegar nunca, de no hacer nunca lo suficiente y de numerosas frustraciones tanto profesionales como personales, por fin me llego la hora del reconocimiento por mi trabajo. Entre las numerosas tareas del docente está la de la evaluación de la calidad de sus clases, un proceso más que complicado en este colegio, en el que tienen hasta una tabla para medir ocho parámetros con diferentes criterios. Por los comentarios que había oído de la mayoría de los profesores, conseguir una nota decente en todos,  era casi un milagro. El viernes tuve a dos personas de la administración del colegio en clase durante una hora y media, el Director y el Subdirector de Segundaria,  tomando notas y observando el desarrollo de la clase. Por mucho que supiera que me iba y que poco iba a influir en mi futuro el resultado de su visita, no dejaba de ser un reto para mí. Una se toma en serio su trabajo y lo que me faltaba era que me dijeran este año que no lo hacía bien. Menos mal que mis alumnos que son unos cielos, me ayudaron en todo momento y se portaron mejor que nunca, la clase que había seleccionado para esto era de grado 8, los mas pequeños que me costó unos meses domar.  “Outstanding and Very successful” ha sido la apreciación final de mi trabajo, con un comentario personal que no me esperaba, “es una pena que te vayas, nos hubiese encantado que te quedaras más tiempo”.

Estaba digiriendo los halagos cuando me metí en la siguiente clase, los mayores del  año 11, una pandilla de chicos en plena efusión hormonal que se pueden pasar la clase haciendo bromas y despistados pero que sé que aprecian mi sentido sarcástico del humor. En medio del rollo que les estaba pegando sobre cómo escribir un informe policial en francés, me detienen en mis explicaciones diciéndome que tenían que decirme algo. Un poco sorprendida, me paro y escucho. “Hemos decidido invitarla a cenar toda la clase antes de que se vaya”. Debí de poner cara de póker, porque se echaron a reír, porque vieron que me habían pillado desprevenida. Contesté que por supuesto podíamos ir a cenar todos juntos una noche pero que me pagaba yo mi cena, a lo que contestaron que ni hablar, que ellos querían hacerlo de regalo de despedida, por lo que no me atreví a contradecirlos.  Volví a casa a comer emocionada, en estos meses, durante los que solo he oído criticas en el terreno personal que han acabado minando mi autoestima aunque no me diera cuenta, por lo menos en el terreno profesional, la despedida va a ser positiva, me iré de Tailandia con la satisfacción de haber conseguido algo, aunque solo sea que me recuerden como lo que siempre he intentado ser.   

 

"THE MASTER OF..

"THE MASTER OF..

BRUGES"

De Terence Morgan

Entre las cosas que llevaba años sin hacer y que de golpe he vuelto a descubrir, está la lectura de libros en inglés. Yo misma me extraño de que me haya dado por esto a estas alturas de mi vida, con la manía que hubiese podido cogerle al idioma y a todo lo relacionado con ello, pero no. Viviendo en el extranjero donde no tengo acceso a libros en español o en francés, y siendo la visita a las tiendas de libros una de mis actividades favoritas los fines de semana, no hay nada que dé tanta rabia a mí misma, como ver un montón de libros interesantes y por cabezonería negarme a leerlos. Eso me ha pasado durante varios años, porque pensaba que mi nivel de inglés no era suficiente como para poder tragarme 300 páginas sin tener que mirarme el diccionario, cosa a la que tampoco estoy acostumbrada. Me encantan además las novelas históricas bien escritas así que esta reunía las condiciones suficientes como para que lo comprase. Esta cuenta la vida de un pintor Hans Memling, en el siglo XV en esta ciudad.

Será por la coincidencia también, todo lo que me ha vuelto de golpe a la memoria en las primeras páginas del libro. Debía de tener unos diez años cuando mi padre me llevó a mi sola a Bruges de viaje, un fin de semana. No recuerdo las circunstancias exactas del viaje, pero si, recuerdo perfectamente los canales, las casas medievales y una imagen que no se me ha salido de la cabeza todavía. Durante nuestra visita al museo de pintura flamenca de la ciudad, me quedé boquiabierta delante de un cuadro en particular. Se llamaba "Le supplice de Sisamnes", y descubri mas tarde que lo pinto Gerard David en 1499. En él se veía a un hombre atado en una mesa, rodeado de nobles de la época, observando como le quitaban la piel a trizas. Era tal la calidad del cuadro que se podían distinguir las venas en la piel al descubierto y la cara de espanto del pobre hombre en la mesa sufriendo tal tortura. Sé que me impresionó mucho a la edad que tenía en ese momento, y seguro que lo volviese a ver me volvería a dar la misma sensación. Una mezcla de atracción morbosa que llevamos todos dentro y de admiración por el pintor. Quizás de ahí me vino mi afición por la pintura flamenca, que sigo admirando en las galerías del Louvre o del Prado cada vez que voy a Paris o a Madrid, aunque las haya visto 20 veces. En todo caso, tendré que volver a visitar esa ciudad belga algún día, esperando que pueda ser de nuevo, en compañía de mi padre.

ONE YEAR

ONE YEAR

AGO..

BBC

Thais are marking one year since the violent end to two months of anti-government protests in Bangkok, reports the BBC. A total of 92 people were killed, including the 20 civilians and five soldiers killed in an earlier crackdown attempt on April 10.

Anti-government "red-shirt" protesters are planning a peaceful rally to mark the anniversary. Investigators and a fact-finding body have failed to apportion blame for the killings.

The protesters - numbering up to 100,000 at times - had been demanding the dissolution of the government of Prime Minister Abhisit Vejjajiva.

He has now called an election, set for July 3, but anger and hurt remain intense among all the victims of the unrest - protesters, soldiers and those caught in the crossfire. The anniversary will be marked first by a religious ceremony at a Bangkok temple and then by a renewed protest on the site of their fateful occupation in 2010.

The red-shirts had begun street protests in March 2010, moving to the central Ratchaprasong intersection, lined by five-star hotels and shopping centres, after a failed military action on April 10.

After negotiations between government figures and some protest leaders failed, the government decided to send in the soldiers on May 19.

They were accused of using excessive force; as they moved in, they came under fire from armed men fighting on the side of the protesters.

Several soldiers were killed and many more civilians, demonstrators, journalists and medics also lost their lives.

A truth and reconciliation commission was set up to establish the facts behind the violence. But, one year on, it has yet to make public its findings.

"We've said to the government over and over again: 'If you really want to heal, you need to hold some of your officials accountable,'" said Brad Adams, Asia director for Human Rights Watch.

Instead, the lack of justice is driving the sides further apart, he said.

The BBC's Rachel Harvey in Bangkok says that with an election due in July, Thailand's political divisions are likely to be exposed once more.

The question, she says, is whether differences can be resolved via the ballot box rather than on the street.

The main aims of the protesters now seem to be dovetailing much more with those of the main opposition, she says.

However, the Prime Minister himself admits that the wounds of May 2010 have not yet fully healed.

"Certainly, if you ask me if there is reconciliation today, I have to say 'not yet,'" Abhisit said in a speech this month.

Former Prime Minister Thaksin Shinawatra, accused of financing the protest movement while living in self-imposed exile in Dubai to avoid a prison term, remains a hugely divisive figure, our correspondent says.

ANGELES

ANGELES

Hoy he salido del colegio reventada, de dar clases, de despertarme a las 4h de la mañana sin saber por qué y de lidiar con todo sola. Para más inri, o eso pensaba, he tenido que ir al hospital a ver al médico por un virus que llevo arrastrando unos días. Allí estaba en la sala de espera sentada, dándole vueltas a mis pequeñas desgracias cotidianas y pensando si iba a poder seguir tirando cinco semanas más, cuando se me ha sentado al lado un occidental, un señor mayor acompañado por un tailandés al teléfono.

Me ha mirado y me ha sonreído, no somos muchos los no asiáticos por el barrio. Me ha preguntado de dónde era y le he dicho que española, por no dar más explicaciones. Hablaba en un español casi perfecto, en el que he notado un ligero acento hispano mezclado con acento americano. El hombre de unos 70 años era de California y lógicamente me ha intrigado que acabase tan lejos de su tierra.
Turismo medico por medio de una de las numerosas agencias que se dedican a esto
en Tailandia, ha añadido con una sonrisa.

Se que son muchas, las personas que prefieren venirse a Tailandia por modico precio de los servicios médicos y por el trato que reciben en este país. La compasión es unos de los fundamentos del budismo y en pocos sitios se nota tanto en un hospital como aquí.

Hemos seguido con la conversación, sobre lo vergonzoso que era, que en el país supuestamente el más rico y más civilizado del mundo, la mayoría de la población no tuviera acceso a un derecho tan fundamental, comparado con el presupuesto que dedican al armamento y a montarse guerras infinitas donde no les llaman. Desencantado de Obama como muchos, me ha contado despues que se había pasado muchos años de su vida de marinero en la marina mercante, dando vueltas por el mundo y parándose en Bangkok por última vez en 1976. Agradecido con este país que conocía relativamente bien ha seguido explicándome que ahora tenía una empresa de camiones en California con un socio mexicano y que por eso hablaba español.

Algo de melancolía he notado en su mirada pero no me he atrevido a preguntarle por qué razones estaba en el hospital. Me lo ha dicho el mismo, un cáncer de pulmón que le dejaba según el diagnostico que le habían dado, poco más de un año de vida. No he sabido que contestarle, porque de golpe he pensado en lo estúpida que me había vuelto y en las incansables palabras de mi madre cuando nos quejamos por tonterías, que hay gente peor en los hospitales.

Al despedirse, le he deseado ánimo y que siguiera luchando. Me ha dado la mano, diciéndome que había sido un placer hablar conmigo.

Al rato he salido al sol de la calle y viendo el mundo que seguía girando a mi alrededor, he pensado que ninguno estamos nunca a salvo de que deje de hacerlo un día cualquiera por nosotros.

No suelo creer en los ángeles, pero me parece que esta tarde, me he cruzado con uno, por el camino.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

"ARDILLA..

"ARDILLA..

FRITA : (

Ya es la segunda que cae esta semana. El sabado por la manana me desperto una deflagracion que hizo temblar el piso entero. La electricidad se corto durante media hora mientras volvia a dormirme despues de haber comprobado por la terraza que no venia de algun piso del edificio. Solo vi al guardia de seguridad en su bicicleta haciendo una ronda por lo que pense que si no se oian sirenas de ambulancia, no tenia porque preocuparme demasiado. Lo primero que nos viene a la cabeza en Espana al oirun bombazo de este tipo, es que proviene de una bombona de gas.

Cuando volvio a ocurrir fue cuando estaba en clase, y el que se pego mas susto, a parte de mi, fue un alumno mio paquistani que se quedo blanco. Con razon, cuando los demas se rieron de el dijo que en su pais, ese tipo de ruido solo puede venir de un ataque terrorista. Sali al pasillo un poco asustada, la verdad y me encontre con un companero tailandes que me tranquilizo. Las detonaciones, a la que ya estan mas que acostumbrados, las provocan las ardillas, que aqui estan por todo, cuando a las pobres se les ocurre saltar encima del enorme transformador de electricidad de la calle y acaban chamuscadas..

"NOTION OF...

INSECURITY"

No sé si me estoy volviendo un poco tarumba o progre del todo, entre tanto yoga, tanta música mantra que me hipnotiza, tanto templo y tantas estatuas de Buda. Esta mañana me he levantado mística. El tiempo acompaña, el monzón ha vuelto poco a poco con sus trombas de agua, repentinas tormentas y truenos estridentes que asustan a cualquiera menos a la gente de estas tierras que lo ven como una bendición del cielo. El agua y su efecto purificador está por todo, desde las entradas de las tiendas en las que nunca falta una fuente con plantas, hasta los sitios menos concurridos donde siempre hay una tinaja con flores flotando. El altar de mi entrada me tranquiliza, será por eso que lo puse sin darme cuenta de las auténticas razones, vela sobre mí cuando la mente me juega malas pasadas. Como dijo Pema Chödrön, una de las pocas monjas budistas occidentales:

“Buddhist philosophy can be inspirational, it offers the option of learning how to live comfortable with the notion of insecurity”

y con conseguir esto, que ya es una tarea difícil,

me basta.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres