Blogia
POR LAS RAMAS

BULYING

BULYING

TEACHERS

Primera vez en 15 años que tengo que lidiar con un adolescente hormonal pegándome chillidos delante de su madre que se quedó callada, durante una reunión de padres del colegio. Menos mal que la experiencia me ha enseñado a no perder los papeles y a no caer en la tentación de mandarlos a los dos a tomar por saco. Supongo que en los colegios europeos esto es el pan de cada día, sin contar las múltiples agresiones físicas que algunos han tenido que sufrir sin recibir el más mínimo apoyo por parte de sus superiores o autoridades.

Estas cosas no suelen pasar en el extranjero, en los colegios en los que la matrícula mensual supera el salario mínimo y en los que se espera que la gente que vive en el extranjero tenga un nivel de educación suficiente como para educar a sus hijos con los mejores modales.

Desafortunadamente, algunos, por mucho que tengan un salario de expatriado, una casa acojonante y un 4x4 para pasearse por la ciudad, se cree que somos sus criados y que somos responsables al 100 % de la educación de sus hijos. Claro que es mucho más fácil echarle la culpa al profesor y dejar a los demás la responsabilidad de enfrentarse a sus propios hijos.

El hecho no deja de ser una anécdota en este mundillo pero nos devuelve de golpe a la realidad de este oficio, poco reconocido ni agradecido en la mayoría de los casos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres